Febrero 2017

Finalmente se dirigieron la palabra… los líderes de los dos países más poderosos del mundo, Donald Trump y XI Jinping, se pusieron al teléfono y tuvieron su primera charla. La noticia que redujo la tensión fue que Trump finalmente dejó en claro que respetará la política de una sola China, luego de haberlo puesto en duda diciendo que “todo era negociable”.

El encuentro telefónico entre el líder chino y Trump, casi tres semanas después de que éste haya asumido la presidencia, fue diametralmente opuesto al caso japonés. Shinzo Abe ya visitó dos veces los Estados Unidos; la primera a los pocos días de que Trump ganara las elecciones, y la segunda al día siguiente que Trump hablara con XI Jinping. Hablaron de cooperación en seguridad,  hacer grandes negocios, y hasta jugaron al golf… Naturalmente, Japón busca un aliado ya que la influencia china en su región está creciendo. Para los Estados Unidos es fundamental reforzar la alianza con su principal socio militar y político en Asia. En ambos casos China está presente…

Hablando de influencia China en Asia, este mes hubo un curioso desarrollo que hay que seguir con atención. Me refiero a las pruebas balísticas que realizó Corea del Norte, y las sanciones económicas que le impuso China para disciplinarlo. Estados Unidos, y Trump especialmente, fue siempre muy claro en su idea de que China no hace lo suficiente para contener las ambiciones nucleares de Corea de Norte, y le suele exigir que cumpla con mayores responsabilidades. China, siempre un aliado y defensor del régimen norcoreano, esta vez condenó la prueba militar suspendiendo sus importaciones de carbón. Para China es solo una pequeña cantidad, pero para el vecino representa perder la mitad de las divisas que ingresan por comercio exterior. Esto podría marcar el comienzo de una negociación entre los Estados Unidos y China para lidiar definitivamente con Pyongyang…

Pero la influencia china va más allá y vemos como continúa desplegándose globalmente. El 23 y 24 de febrero tuvo lugar en Nanjing la primera reunión de coordinadores de los líderes de los países BRICS 2017. El Consejero de Estado YANG Jiechi abrió el evento, y repitió las consignas bajo las cuales espera que la cooperación entre los países BRICS florezca: apertura, inclusión y cooperación ganar-ganar. Consignas que cobran especial significado si se tiene en cuenta el discurso que proviene desde el otro lado del Pacífico… Como siempre, hay que ver cómo esas consignas pasan de la teoría (y buenos deseos) a la práctica. El encuentro tuvo como objetivo preparar el simposio que se llevará a cabo durante septiembre en la ciudad de Xiamen y en el que participarán los jefes de Estado de Brasil, Rusia, China y Sudáfrica.

En febrero conocimos un dato muy interesante: en 2016 China se convirtió en el principal socio comercial de Alemania, desplazando a los EEUU. Las cifras son colosales para economías pequeñas y medianas como las de Latinoamérica… Hablamos de un comercio bilateral de US$190 mil millones. Lo interesante de esta cifra es que Alemania tiene déficit comercial con China, pero al mismo tiempo Alemania es uno de los países con mayor superávit comercial del mundo y de los más desarrollados. ¿Qué significa? El tema da para largo, pero podríamos sintetizarlo diciendo que no hay que tenerle miedo al comercio, por el contrario hay que utilizarlo para poder desplegar nuestro potencial de manera de hacer mejor las cosas que ya hacemos bien. En Alemania es claro que compiten haciendo autos, aviones y medicamentos… nosotros tenemos que decidir qué queremos y qué podemos brindarle al mundo.

El desarrollo económico no se acaba si no se tiene la tecnología de los alemanes para fabricar autos. En el mundo se crean constantemente nuevos negocios, nuevos segmentos… ¿Quién iba a pensar hace unos años atrás que un equipo catalán iba a abrir una escuela de fútbol en Hainan, y que iba a ser un negocio millonario? Efectivamente, el Barcelona quiere aprovechar el emergente mercado futbolístico en China, y para atraer a nuevos simpatizantes llega al punto de hacer que Suarez y Neymar feliciten EN CHINO a los chinos por su año nuevo (¡es verdad! aquí está el video)

Claro que para hacerlo hay que pensar globalmente, estar dispuestos a jugar en las grandes ligas, competir contra los mejores… y eso asusta. Pero no es imposible, un ejemplo: Argentina es uno de los principales proveedores de té de los Estados Unidos… ¡Le vendemos más té que la propia China!

Y hablando de la Argentina y China, este mes se cumplieron 45 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas. Esto no quiere decir que antes no tuviéramos relaciones con China, sino que cambiamos de interlocutor: dejamos de reconocer al gobierno que estaba asentado en Taiwán y pasamos a reconocer al que estaba en Beijing. Para aquellos interesados en un poco de historia, aquí les dejo una breve reseña sobre cómo se dieron las cosas…

Eso es todo por el momento, ¡hasta la próxima!

Guillermo Santa Cruz (05/03/2017)