Julio 2017

¿Están esperando una columna sobre seguridad nacional o tratados de libre comercio? No este mes… Hay un asunto mucho más urgente, ¡Justin Bieber no podrá cantar en China!

Ironías aparte, el tópico es interesante, y se me ocurre encararlo desde la confrontación de los valores que predominan en occidente y en China.

Vamos a los hechos: hace unos días el Gobierno de Beijing comunicó que Justin Bieber no ha sido autorizado para realizar sus shows en el país. La explicación oficial dice que “es un joven cantante con mucho talento, pero también polémico y como figura pública ha tenido una serie de comportamientos poco adecuados en su vida social, tanto en el extranjero como dentro de China.

Como conté en otra oportunidad (aquí y aquí) de acuerdo al académico YAN Xuetong, en la cultura china existen valores que complementan y superan los valores tradicionales de occidente. Mientras que en occidente prevalecen los valores de igualdad, democracia y libertad, la cultura china puede ofrecer los de equidad, justicia y civilización.

Siguiendo el razonamiento de YAN Xuetong, la equidad es superior a la igualdad, porque la igualdad desprotege al más débil; la justicia es superior a la democracia porque ésta solo puede garantizar la legalidad pero no que el resultado sea justo; por último, la civilización es superior a la libertad, ya que equilibra la libertad y el orden que necesitamos para vivir en comunidad.

Nadie desconoce que este joven cantante tiene un prontuario bastante polémico. Cuando visita un país, parecería que circulan más noticias de los problemas que genera, que sus canciones. Cuando fue a México lo expulsaron de un sitio turístico, cuando fue a España le pegó una piña a un fan, cuando fue a Japón se sacó una foto en los santuarios de los criminales de guerra y agradeció su “bendición”…

El sentido común dice, acá y en la China, que si algo tiene cuatro patas y ladra… ¡es un perro! ¿Qué podrían esperar los chinos si Justin Bieber diera sus shows en Beijing? Muy probablemente algún escándalo, y como les acabo de contar, para los chinos la civilización equilibra la libertad y el orden que se necesita para vivir en sociedad… por eso no lo dejan presentarse.

Por otro lado, el Gobierno chino espera que las figuras públicas utilicen su influencia en la gente para promover valores loables. Ustedes dirán, un ídolo que no se manda ninguna macana es muy aburrido. ¿Cómo son los ídolos en China? Para tener una idea, les cuento sobre el que sería el Justin Bieber chino… Wang Junkai. Wang, una mega estrella juvenil que sus videos son vistos por cientos de millones de personas en la web, hace unos días acaba de rendir el exigente examen gaokao para ingresar a la universidad como cualquier hijo de vecino. Mucho se escribió sobre su humildad, la importancia del estudio y el trabajo duro. Imaginen la influencia positiva de esa actitud sobre sus millones de fans…

Si bien el razonamiento me resulta interesante, debo reconocer una cosa… si hablamos de un adolescente descarriado es fácil apoyar el valor de la civilización por sobre la libertad, pero el tema se puede poner un poco más áspero si lo intentamos generalizar a todos los ámbitos de la sociedad… Por eso, mejor dejemos acá.

¡Hasta la próxima!

Guillermo Santa Cruz (01/08/2017)