Relación entre China y Japón

Para entender la relación entre China y Japón, tenemos que conocer sus enfrentamientos en los siglos XIX y XX.

El primero de los conflictos hizo eclosión entre 1894 y 1895. Japón estaba en un proceso de modernización de su armada y expansión de su influencia en la región. En ese contexto llegó a Corea, que era un Estado vasallo de China. Tener a Japón tan cerca era ciertamente una amenaza; el gobierno Qing intentó tomar alguna medida, pero la armada china, que había sido descuidada por la falta de recursos y la corrupción, no se podía comparar con el poderío japonés. Ganó el Imperio de Japón, y en 1895 se firmó el Tratado de Shimonoseki (马关条约) por el cual Japón obtenía como compensación la isla de Taiwán, la Isla Pescadores, la península de Liaodong y una indemnización monetaria. En occidente conocemos este enfrentamiento como la Primera Guerra Sino-Japonesa. En chino se lo conoce como la Guerra Jia Wu (甲午战争).

Tres décadas después, en 1931, tiene lugar el incidente de Mukden, lo cual inició la invasión japonesa en China. El llamado incidente fue una explosión en una vía de ferrocarril que gestionaban los japoneses en la región; luego se conoció que en realidad fue perpetrado por una facción del ejército japonés que necesitaba una excusa para comenzar la invasión. Como suele suceder en estos casos, el incidente fue el resultado de años de discordia entre ambos países, sumado a la intención de los japoneses de tomar el control de Manchuria por cuestiones geoestratégicas. Se creó el Estado títere Manchukuo, con el último emperador de China, Puyi, como supuesto jefe de Estado.

Las relaciones entre Japón y China eran muy tensas y cualquier incidente podía desencadenar una batalla a gran escala. En 1937 un destacamento del ejército japonés realizaba ejercicios en las afueras de Beijing (cerca del Puente de Marco Polo), cuando se produjo un confuso episodio en el que hubo un soldado japonés desaparecido y disparos. El conflicto escaló, una cosa llevó a otra, y los japoneses terminaron tomando Beijing, Tianjing, Shanghai, Nanjing… La invasión y el militarismo japonés recién terminarían con las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Recientemente el gobierno chino decidió rever este período. Antes se consideraba que la Guerra había comenzado en 1937 con el incidente del Puente de Marco Polo, pero ahora el Gobierno considera que el inicio fue el incidente de Mukden. Esta decisión fue criticada en Japón y por algunos expertos occidentales, pero yo creo que se critica por una pequeña confusión: el nombre que le damos a este período en Occidente y el nombre en chino es distinto. Mientras que en Occidente conocemos este enfrentamiento como la Segunda Guerra Sino-Japonesa, que efectivamente comenzó con el incidente del Puente, en chino se la conoce como la Guerra de Resistencia contra Japón (抗日战争), que se puede decir con justa razón que comenzó cuando los japoneses invadieron Manchuria en 1931.

En la cultura popular china se pueden ver las heridas que dejó la conflictiva relación. Es común ver series de televisión con temáticas de la época, donde inescrupulosos militares japoneses hacen de las suyas y hostigan al pueblo chino. En un plano oficial, el Gobierno critica cada vez que un dirigente japonés visita el santuario Yasukuni, en donde se honra a criminales de guerra. También son recurrentes los encendidos intercambios por conflictos territoriales. Estas críticas siempre son acompañadas por contenidas manifestaciones populares frente a la Embajada o Consulado japonés.

Siempre recuerdo un episodio que viví siendo estudiante en China. El profesor de análisis financiero comenzó hablando sobre cómo la coyuntura afectaba el precio de las acciones, habló un poco de política, de relaciones internacionales, y en un punto comenzó a hablar sobre Japón, sobre la relación con China… todos escuchábamos en silencio, compenetrados en el relato. En un punto dice: Japón tarde o temprano se va a arrepentir por todo lo que le hizo a China. En ese momento, todos mis compañeros chinos se pusieron de pie y el aula estalló en un fuerte aplauso…

¿Qué habrá querido decir el profesor con que “Japón se iba a arrepentir”? ¿Habrá querido decir que Japón se daría cuenta de los excesos que cometió y haría un sincero pedido de disculpas? ¿O habrá querido decir que algún día China sería tan fuerte que le haría pasar un mal rato a Japón, como lo pasaron ellos? Las consecuencias son diametralmente opuestas, pero la línea que las separa es muy delgada.

Es difícil pensar en un enfrentamiento a gran escala en el mundo de hoy. Pero no hay que descuidarse, el mundo es gobernado por intereses complejos y las respuestas políticamente correctas no sirven de mucho.

xue-bao

“Xue Bao” (2010), una popular serie de TV que tiene lugar durante la Guerra de Resistencia contra Japón. Los excesos del ejército japonés son continuamente recordados…

13-flores-de-nanjing

“Las 13 flores de Nanjing”, película dirigida por ZHANG Yimou y protagonizada por Christian Bale. Una curiosa historia que transcurre durante la invasión de Japón a Nanjing. Tiene escenas de alto impacto visual.

el-ultimo-emperador

El famoso film de Bernardo Bertolucci “El último Emperador” brinda un panorama de cómo era el Estado títere Manchukuo.

protestas-diaoyudao

Protestas frente al Consulado japonés en Shanghai en 2012. El motivo: la disputa por la Isla Diaoyudao/Senkaku.

visita-santuario-japones

Tanto China como Corea critican las visitas de los líderes japoneses al santuario de Yasukuni. Para Japón las visitas tienen el objetivo de honrar a los muertos y trabajar para conseguir la paz. Para sus vecinos, honrar criminales de guerra es una provocación.